Jueves 23 de marzo del 2017

Mensaje de la Vida Religiosa mexicana

 
Mensaje de la Vida Religiosa mexicana 
en ocasión del Año de la Vida Consagrada y la Realidad del país
 
 
Los y las religiosas de México, reunidas en asamblea anual y en el precongreso de la vida consagrada con el tema “escuchemos a Dios y actuemos donde la vida clama”, miramos en profundidad la realidad de nuestro México, en el contexto mundial y nacional; movidas/os a compasión, desde nuestra vocación, asumimos el reto de alimentar, promover y defender la vida, especialmente donde está amenazada.
 
Inspiradas e inspirados en la vida y misión de Jesucristo, nos comprometemos a salir y arriesgar nuestro ser, nuestro trabajo, nuestra palabra desde una perspectiva de justicia, paz e integridad de la creación, para que nuestras vidas sean signo profético del reinado de Dios. Necesitamos recorrer un camino de conversión que nos permita: 
- una vida interior más rica que abra nuestro ser para contemplar la realidad en profundidad, y así descubrir en toda situación, los signos del Espíritu,
- reconocer la sacralidad del "otro" que nos conmueve el corazón y nos impulsa a la solidaridad y a la construcción de la comunidad humana,
- reconocer la sacralidad de la tierra que nos inspira a una vida mucho más sobria y a  vivir en comunión armónica con toda la creación.
 
Sentimos la presencia del Espíritu, que nos impulsa a darle mayor densidad a nuestras vidas y a reconocer que unidas/os podemos tener una gran fuerza, por ello queremos aunar nuestros esfuerzos, recursos y  experiencias para responder con valentía y audacia a los desafíos que plantean las situaciones de violencia, de violación a los derechos humanos, de personas en situación de trata, de aquellas que tienen que migrar hacia mejores condiciones de vida, de quienes sienten permanentemente amenazados sus territorios, de quienes experimentan abandono y discriminación por edad, genero, discapacidad; incluida la vulnerabilidad a la que se ven expuestos las y los jóvenes.
 
Ejercitándonos en la práctica de compartir desde la hondura de la experiencia de Dios, nos comprometemos a ser agentes de comunión y participación frente a los contextos eclesiales, sociales, políticos y económicos, empezando por nuestras comunidades, equipos de trabajo, grupos y redes. Reconocemos y valoramos con gusto el aporte de las nuevas generaciones que nos desinstala y nos lleva a vivir en una permanente actitud de apertura, nos comprometemos a impulsar sus iniciativas que son germen de vida nueva. 
 
Como institutos de Vida Consagrada, discípulos de Jesucristo, soñamos que nuestras vidas sean un himno a la alegría, por ello dejamos que las notas que Dios ha dado a cada uno de nuestros institutos religiosos fluyan en una sola melodía para que nuestras vidas impregnen el mundo de esperanza.
 
50ª. Asamblea Nacional y participantes del Pre congreso de VC
 Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México 
CIRM
 
Puebla, Puebla,  3 de mayo 2015